Hay Niños Aquí

El barrio de los jazmines

(Upala)

Si yo fuera de un lugar
sería de la memoria,
del canto, del corralón,
del patio de la casona,

vendría del cerro azul,
del barrio de los jazmines,
donde el congo canta en “u”,
y danzan los colibríes.

Si yo fuera de un lugar
tendría que ser de aquí,
del camino y del solar,
del suelo donde nací,

habría venido del río,
como panga solitaria,
para anclar mi nombre aquí,
donde bailan las palabras:

Donde crece la palma y en calma
relucen las luces del atardecer,
donde el bordoneo desborda y el bardo
refina y afina su fino refrán,
y el viento se avienta y la planta se planta
espantando al espanto que vino a vinear...
en fin, donde el verso se ve de reverso
y relucen las luces del atardecer.

Si yo fuera de otro lado
sería también de aquí,
como aquél que nació lejos
y anidó en este cubil.

Tenemos dos estaciones,
la lluvia y el mal llover,
mal tiempo o inundaciones,
y suampos para escoger.

Nos falta una economía
y tierra para sembrar,
pero aquí con hidroponía
un catre es un lechugal.

Mi pueblo es una esperanza
dormida entre los chagüites,
¡yo vengo del cerro azul,
del barrio de los jazmines!

Donde crece la palma y en calma
relucen las luces del atardecer,
donde el bordoneo desborda y el bardo
refina y afina su fino refrán,
y el viento se avienta y la planta se planta
espantando al espanto que vino a vinear...
en fin, donde el verso se ve de reverso
y se mecen los meses
colgados de un clavo
y acaban al cabo
arrimándole rimas
al tiempo que empina,
se apaña, se apiña
y se luce en los cielos
a más no poder...
En fin, donde crece la palma y en calma
relucen las luces del atardecer.